lección del 2017: la mejor manera de cuidar a los demás es cuidar de ti mismo

Los últimos atardeceres del año, desde Esmeraldas, Ecuador

Ya casi es hora de despedir el año viejo y recibir el nuevo con energía renovada. Aunque en estos días ya muchos estamos haciendo resoluciones de Año Nuevo, que son importantes para empezar enfocados, creo que también es importante reflexionar sobre los esfuerzos, logros y lecciones del 2017.

Para mí el 2017 fue un gran año. Aprendí muchas cosas junto a Sofía. Aprendí a ser un poco más tolerante, a tomarme las cosas con más calma, a felicitarme por las cosas que sí hice y no darme mala vida por las que no. Pero definitivamente mi mayor lección de este año fue que la mejor manera de cuidar de los demás es cuidarme a mí misma. Creo que les pasa a muchas mamás esto de volcarse totalmente hacia los demás y dejarse como última prioridad, o descuidar a la pareja por los hijos, o terminar con el famoso síndrome de burnout, y ese descuido eventualmente le pasa factura al cuerpo, mente, relación, etc.

Este fue un año difícil en el que tuve que pasar por una serie de doctores y experimentar de primera mano lo que se siente no poder hacer tus cosas de todos los días y no poder cuidar a mi bebé o hacerle esa cena gourmet a mi esposo porque más bien necesitaba que me cuiden a mí. Entre varias cosas, tuve una lesión de cadera muy fuerte por hacer un mal ejercicio que me dejó fuera de combate por un tiempo. Esto me hizo entender la importancia de estar bien conmigo misma, física y emocionalmente, para vivir al máximo.

Ahora estoy lista para recibir el 2018 sana y con energía, pero también con un reto de cuidarme más, de ponerme a mí de primera, de tratar bien a mi cuerpo para que me dure muchos años y pueda disfrutar de esta belleza de vida. Al final de todo, nuestro cuerpo es lo único que es verdaderamente nuestro y 100% nuestra responsabilidad. Empiezo el 2018 con la intención de cuidar mi alimentación, de perseguir una vida más activa, de tener todos mis chequeos médicos en orden, de darme tiempo para hacer mis cosas (esas cosas que aunque parezcan insignificantes te mantienen contenta y alegre), de ser mi propia prioridad. Empiezo el 2018 con muchos objetivos en mi lista, pero también con muchos logros en mi mochila. Gracias 2017!

Aquí te dejo unos tips para reflexionar sobre tu 2017 y poner objetivos para el 2018:

– piensa sobre dónde estás vs. dónde quieres estar
– reflexiona sobre tus logros y aprendizajes de este año y cómo te ayudarán el siguiente
– escoge 3-5 objetivos importantes para tu año y anota qué harás para lograr cumplirlos
– decide cómo vas a medir tus objetivos en el tiempo para que puedas medir tus logros
– piensa qué te dificulta conseguir tus objetivos y anótalo para que no te olvides y lo reduzcas al máximo
– designa un tiempo para divertirte y premiarte por todos tus éxitos!

Que disfruten estos últimos momentos del año! Feliz 2018 🎉

Deseándoles lo mejor,

Gaby

¿Tienes preguntas o comentarios?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sin comentarios.