fbpx

Pollo Entero en Cocotte

¡Hola por aquí!

Tenía muy pendiente compartirles esta receta de pollo entero en Cocotte que quedó aún más espectacular de lo que me esperaba y está muy fácil de preparar. El resultado es un pollo con un sabor único y casero. Las pechugas quedan jugosas y las otras partes se desprenden de los huesos usando solo el tenedor.

La receta tiene 2 protagonistas: la olla y el pollo. El pollo que escogí es orgánico de gallinas felices de un emprendimiento local que se llama Del Campo y quedó verdaderamente exquisito. La olla es de hierro fundido y antes de pasar a la receta les dejo por aquí las ventajas de cocinar con este tipo de olla:

La olla de hierro fundido es también conocida como cacerola, cocotte, Dutch Oven (horno holandés) y horno francés. Algunos dicen que es la versión antigua del slow cooker.

Estas son las ventajas de cocinar con una olla de hierro fundido:

  • La cocción con olla de hierro fundido es única, porque el calor se distribuye perfectamente, cocinando todos los alimentos por igual. Algunos aseguran que este método de cocción es el más saludable porque conserva todos los nutrientes de los alimentos.
  • Es anti-adherente y de fácil limpieza.
  • Este tipo de cocción potencia el sabor de todos los alimentos y logra que se mezclen para crear nuevos sabores que no has probado antes, como cuando comes algo nuevo en un restaurante y dices «wow, está espectacular, pero no logro descifrar qué tiene».
  • Este tipo de olla permite cocinar en el tope de cocina (gas e inducción) y luego llevarla al horno. Esto hace que tengas lo mejor de los dos mundos: el sabor tostado de una preparación salteada al fuego y la suavidad de una carne preparada por horas en el horno.
  • Además, es muy práctica porque en la misma olla puedes cocinar y servir a la mesa, ya que casi todas las ollas de hierro fundido tienen un diseño que puede ser parte de tu mesa y ayuda a mantener la comida calientita hasta el momento de probar.
  • Y por último, son ollas súper durables que pueden permanecer intactas por años de años, lo que a la larga las hace más económicas.

Y aunque es maravillosa hay dos cosas negativas que hay que considerar: la primera es que es una inversión comprarla y la segunda es que es sumamente pesada.

Si no tienes una olla de hierro fundido para preparar esta receta, haz la primera parte de la preparación en cualquier olla o sartén que puedas usar en tu cocina y luego transfiérela a un molde de horno que puedas tapar (con tapa o con aluminio).

Si te interesa invertir en una olla de hierro fundido puedes ver las marcas más populares, que (de lo que yo he visto) son Le Creuset, Staub y Lodge, aunque marcas como Tramontina e Ikea también tienen su versión (les dejé links en todas las marcas para que puedan explorar). Como referencia, en este link de Amazon puedes ver la más parecida a la olla que usé en esta receta.

Ahora sí les dejo la receta de pollo entero en Cocotte:

Ingredientes:

  • 1 pollo entero (con o sin piel, dependiendo de tu preferencia)
  • Sal y pimienta al gusto
  • 2 cucharadas de mantequilla (ghee preferiblemente)
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 taza de cebolla juliana
  • 1 taza de vino blanco (opcional, se puede remplazar por caldo de pollo)
  • 1/2 taza de jugo de naranja natural
  • 2 hojas de laurel
  • 2 ramitas de tomillo
  • 1 taza de zanahorias picadas
  • 1 taza de apios (celery) picados

Preparación:

Prepara el pollo (retirar exceso de piel o vísceras) y sazónalo con sal y pimienta negra fresca al gusto.

Calienta la olla a fuego medio alto y derrite la mantequilla.

Agrega el ajo triturado y saltea por un minuto, sin dorar.

Introduce el pollo sazonado y dóralo por 5 minutos para sellarlo.

Voltea el pollo y dora por el otro lado. Cuando esté listo retíralo de la olla a una tabla.

En la misma olla (¡sin lavar!) agrega la cebolla en corte juliana y sofríe hasta que se ponga traslúcida, sin dorar. Si es necesario, puedes agregar un poco más de mantequilla para este paso.

Manteniendo el fuego medio alto, vierte el vino en la olla y revuelve dejando que se evapore el alcohol del vino. Esto se llama desglasear, que es el método de agregar un líquido a la sartén para disolver lo que se ha caramelizado o pegado y que da mucho sabor a las salsas.

Ahora retira la olla del fuego y agrega el jugo de naranja.

Introduce el pollo sellado de nuevo en la olla y agrega el tomillo,

las hojas de laurel,

las zanahorias picadas,

y los tallos de apio.

Tapa la olla y llévala al horno precalentado a 165°C durante 1 hora.

Después de 1 hora destápalo, sube la temperatura a 200°C y cocínalo por media hora más o hasta que esté tan dorado como lo desees.

Retira la olla del horno y déjalo reposar tapado por 10 minutos. Luego puedes cortar y servir o servir entero directo a la mesa en la misma olla.

La mejor parte de esta receta es disfrutarlo, y hasta prepararlo, juntos con una copa de vino y buena compañía.

NOTA: Esta receta es totalmente apta para bebés si sustituyes el vino por caldo de pollo. Les encanta porque es muy, muy suave y fácil de comer. Sofía adora las patitas de pollo que le hago con esta preparación.

¡Espero que les guste!
Your darling cook,
Gaby

¡Gracias a Tanya Ermolaeva por estas deliciosas fotos!

¿Tienes preguntas o comentarios?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Sin comentarios.